Si ayudo a una sola persona a tener esperanza, no habré vivido en vano.

Martin Luther King (1929-1968) Religioso estadounidense

lunes, 19 de abril de 2010

ESTAFA

Mi gozo en un pozo! Leed:

Existen diversos niveles de estafa en estos casos. El más leve desde el punto de vista legal es el más grave desde el punto de vista ético: se convoca a un concurso y, en lugar de premiar a los escritores ganadores, se les exige una suma de dinero para que sus textos sean incluidos en un libro. Este libro es anunciado como un producto de altísima calidad y realmente nunca es así. Se incluyen textos sin evaluación alguna, pues sólo es necesario desembolsar la cantidad propuesta y dará igual si lo que se publica es un poema quevediano o una receta para hacer buñuelos.

A partir de allí, los estafadores se pasean por toda la gama posible de situaciones. Se ofrece un libro que nunca llega a las manos de los autores participantes, quienes al cabo de un tiempo, por cansancio, dejan de reclamar los ejemplares por los que han pagado. Entidades fraudulentas se desdoblan en la forma de tantas editoriales como sea necesario y difunden las convocatorias de sus concursos con cambios sutiles —evitando, como ya vimos en casos anteriores, mencionar la edición posterior de una “antología cooperativa”— para obtener promoción gratuita de sus bajezas. Cuando los escritores exigen la compensación a la que creen tener derecho, llegan a proferir insultos y agresiones, sin más ni más.

Para evitar situaciones molestas, es preciso que se tome conciencia en relación con un aspecto básico de la literatura: cuando son organizados por entidades honestas, los concursos y las antologías no exigen compensación económica a los escritores que participan en ellos. Un consejo que será particularmente útil para los escritores noveles, aquellos que aún son desconocidos y luchan a diario por encontrarse con lo que, en definitiva, es el fin último de un escritor: lectores.

Bueno,he pagado la novatada de una ilusión que era falsa. Al menos no he pagado ni un euro!

Hasta luego

2 comentarios:

  1. Efectivamente, así es. Te lo había contestado en la entrada anterior
    ¡menos mal!
    ¡Salud!

    ResponderEliminar
  2. Yo tambien recib un correo en el que me decian que mis poesias habian sido seleccionadas y que debia aportar para una publicacion de antologia, afortunadamente desconfie y me salve de la estafa.

    ResponderEliminar