Si ayudo a una sola persona a tener esperanza, no habré vivido en vano.

Martin Luther King (1929-1968) Religioso estadounidense

lunes, 30 de noviembre de 2009

G L A D I A T O R



El nombre de las operaciones policiales y judiciales suele tener un valor simbólico. Representa algo. Informa de algo. ¿Por qué Pretoria? Hay quien sostiene que el nombre obedece al bufete de abogados Pretus que estaría relacionado con el asunto. Puede ser. Pero, no cabe descartar que esa explicación se complemente con otra que da mucho juego. ¿Pretoria? Se trata de la segunda ciudad -comercio, industria y cultura- de Sudáfrica. Como Barcelona es la segunda ciudad de España. Hay algo más. En la Roma del siglo II a.C. surgió una guardia personal de los generales que, en la época de Augusto, devino Guardia Pretoriana. De carácter teóricamente independiente, la guardia acumuló poder y dinero y, con el tiempo, condicionó la política romana. Algo parecido sucede con la Pretoria catalana. Muy probablemente, el nombre de «Operación Pretoria» obedezca también a estas dos acepciones que vienen como anillo al dedo. No estará de más detenerse en las analogías existentes entre una y otra Pretoria.
Al igual que en la Pretoria romana, en Cataluña habría surgido -presuntamente- un pretorianismo que acumula poder y dinero. Ahí está, sin ir más lejos, el sumario en curso instruido por el juez Baltasar Garzón. Con el tiempo, se verá cómo acaba la cosa. Lo que llama la atención entre una y otra Pretoria es la facilidad con la que los pretorianos influyen en la política. Diario
digital ABC.es 8/11/2009

En la Pretura,el pretor era el magistrado que tenía en sus manos la administración de la justicia,fungía como un juez y otras veces aportaba a lo legislativo,así como dirimía las controversias entre los particulares.
Me imagino a Garzón como al Pretor que intenta hacer su trabajo de manera independiente y justa, aunque muy a menudo tildado de actor y juez interesado más en el protagonismo que en las tareas puramente judiciales; quizás tenga algo de eso, no lo sé, lo que sí sé es que pocos han actuado de manera tan eficaz contra temas tan peliagudos como por ejemplo el caso de Juana Chaos: Garzón: "Hay que aceptar la salida de De Juana aunque no nos guste" o el tema del franquismo:
El juez de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón, afirmó hoy, preguntado por la investigación de los crímenes del franquismo, que la "búsqueda de la verdad es un derecho de las víctimas y una obligación de la humanidad y de todos los gobiernos e instituciones" (Europa Press).

Me imagino a Garzón como el gladiador romano que espera al león, frente a un público ávido de sangre y espectáculo.

En su libro Un Mundo Sin Miedo, concluye a sus hijos: " Huid de la adulación y de la lisonja. La mayoría de las veces, o será interesada, o vendrá acompañada de algún interés espurio o turbio."